LA LENGUA EN DESAJUSTE DE EMMA VILLAZÓN

13313749_276604892683988_125198020_o

Emma Villazón (Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, 1983 – El Alto, 2005) publicó dos poemarios en vida: Fábulas de una caída (Santa Cruz de la Sierra, 2007) y Lumbre de ciervos (Santa Cruz de la Sierra, 2013); de este último, el escritor y crítico boliviano Cé Mendizabal habrá escrito: “El tiempo […] habrá de confirmar a Lumbre de ciervos como uno de los poemarios más brillantes de esta parte del mundo en los últimos tiempos”. A la fecha de su prematura partida, en momentos en que iniciaba sus estudios doctorales en Filosofía del Arte en la U. de Chile, dejó un puñado de textos inéditos, entre ellos Temporarias y otros poemas, que por estos días publican en co-edición La Perra Gráfica (La Paz) y Das Kapital (Santiago), y del cual aquí se ofrecen tres pasajes.

Emma alguna vez consideró el poemario en camino como “una búsqueda poética que se confía al delirio como espacio donde la lengua se desajusta, donde el o los sentidos pueden alcanzar un grado indefinido, o un nivel intermedio entre lo legible y lo ilegible, siempre “por venir”, y que considera a la libertad de cuerpo, espíritu y de palabra como algo que se reinventa, nunca como un estado cómodo ni fijo” (septiembre de 2014)

Andrés Ajens

cuadrícula y estrellas

1.

ya baila noviembre, el calor despabila

a la ventana enmohecida en invierno.

su olor remueve las alas maltratadas

por el frío de la acumulación y la constancia.

o por ese falso sueño de entregarse

a la digna, dicen, venta de la fuerza

que al final resulta en ofrenda de la savia.

ya canta noviembre, ya corre, ya se sube

al pecho y no despunta la cara.

2.

caras de anchoas zanahorias y zapallos

son los personajes trabajados por jornada,

nutridos por el zumo de vidrieras en fila;

entre ellos, una murmura inquieta sin nombre

aplastada: y bien, seré la cazadora de latidos,

una mosca que ronde por sudores como estrellas opacas

3.

tenía una cuadrícula de excel o un zorro en la cabeza

actuaba como magnolia fina pero no podía ser

era la supervisora flaca y de rizos oscuros

era ella quien paría un equipo y lo amamantaba

ejecutivamente a cada nuevo soplo del proyecto

era ella muy eficiente en su habla de seda roja

quien devoraba empleados sin dejar ni las migajas

4.

eran días en que la garganta se llenaba de sedimentos,

los amplios canales citadinos, el cuerpo, con sapos y telarañas,

bombeaba planilla tras planilla, marcaba Ok en un recuadro

mientras la luna descontaba respiros (pataleos de boca en receso)

una caja de resonancia negra arrastra cada uno

y lo más fácil es no interpretar bien esos ecos

y hacer tragedia, cuando las ruinas son polifónicas

una señora ahora emerge como una ola y revisa la mercadería

es la señora X. enfurecida por los textiles que le dejamos,

oímos – oímos todavía: “toda mercancía es exportable,

lavable, fluye por los territorios sin problema;

pero esto son gaviotas machucadas, siniestros”

“toda mercancía –dice– tiene piel de mil sabores;

es transportable, privilegio, seducción y deseo”;

entonces creemos que, en vez de conjugaciones,

unidades, cuestionarios, hacemos alfombras de Aladino

ahora la sra. X. va montada en una máquina

que la pervierte pero lo disfruta enormemente,

desde ahí toma cada producto como si una capa roja

fuera, y con ellos torea a la competencia

 

[cuestionario rechazado]

¿qué calles no llevan

a las direcciones esperadas?

¿por qué una cara nunca es

la cara de algo, sino algo

similar a una hoja cubista?

¿por qué un nombre propio

no es comparable con un sombrero?

¿y si alguien se quita el nombre al saludar —al escribir?

¿qué se puede inferir de este día/mes/año? (no mire al cielo)

¿qué se puede inferir de que no sea necesario

cavar en el silencio para oler crímenes diarios?

¿cuáles son las visiones de tres jóvenes borrachos

si su charla entrara por una ventana de su casa?

¿es posible vivir incendiada y no cometer delitos?

¿qué es la cultura?* / ¿vive quien ama una radio?

¿qué se puede inferir de que miles de fervorosas

quieran ser presidentas

de su espacio y guerra? / ¿y si sus armas son su vida?*

¿qué debe hacer cada uno con los antepasados y el cielo?

(conecte ambos términos de manera argumentativa)

¿saber es lo mismo que moverse

“pertinentemente” entre seres y cosas?

según el texto que se le ha asignado, ¿qué

palabra es la más adecuada para reemplazar

por el sustantivo destacado de esta frase:

“como si la vida lo abandonara lentamente

con el último soplo del vapor”?

¿por qué el silencio arrasa siempre

todo como la última palabra reina e incierta?

¿a quién le pertenece el silencio?

¿es posible vivir incendiada y cometer delitos en silencio?

¿es posible vivir incendiada y no comer delitos en silencio?

¿es posible vivir incendiada y no honrar unos delitos? (…)

* Macabea.

* E. Hernández.

 

y si (todo el oro en oír)

se trata de que la mañana no entrega un camino

se trata de que el viento no orienta en declives

se trata de que los padres solo tejen el abandono

se trata de que nadie hay preparado

para recibir las olas de lo solo y lo incierto

se trata del silencio del fuego y del río

ahí adentro en tus costillas empujando

se trata de la fuerza única para hacer árboles

con que defenderse de las trampas propias y ajenas

se trata de atravesar paisajes increíbles y sinuosos

llevando el deseo como un panal sobre la falda

augurando grietas y cartas indescifrables hechas de soplos

se trata de hacer arder lo que se arrastra y quema

se trata de enviar saludos a cada cosa

se trata de lamer cortezas como un perro

se trata de oír el fuego el río y las olas

que saben de la altura de lo solo y lo incierto

sonatina del otro costado

De la mano del viento

rodeada por luces y flores engreídas

va con una sonatina boliviana

en la mitad de la costilla y en la otra

déjase nutrir por acribillados y aludes

Va con la boca de la recién nacida

que corre a chupar de un cielo de edificios

va a flor de piel con los resecos padres

atados a su gruesa falda que barre el suelo

Va analfabeta del nombre de las calles

a las negras calles con barniz de siemprevivas

va a bordar la Constelación del Desamparo

a partir de unas verduras y sus temporarios

No hay retorno, Dios, ni costilla mágica:

érase una campesina maquillada

que se hizo astronauta al pasar la frontera

érase una pastorcita de habla entreverada

unos sueños como trapos lanzados a un Mar

érase un érase un érase un érase

…………. y un horario                       sin Sol

érase un érase un érase un érase

…………. y una infección                 de Rosas

siniestras y en Cobre (colecciones de estrellas, invierno y alaridos)

                             

                            AHORA VOY ABIERTA Y FUGAZ

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s